¡Viva la democracia, los demás NO ¡

Descripción de la publicación.

7/5/20231 min read

Sin duda alguna los procesos de elección popular en el Ecuador se han convertido en una experiencia de telenovela, ahora, los resultados de los procesos electorales convertidos en una película de terror.

Los presupuestos ejecutados para celebrar elecciones se han vuelto exuberantes y un despilfarro, todo para que quienes han profesionalizado y manipulado las “campañas electorales” se han convertidos en los amos titiriteros de los fondos y puestos públicos.

Primero la presentación de los candidatos, los actores en esta obra, después la función y actuaciones, unas brillantes, otras lamentables y por supuesto las tétricas, que viene a ser la campaña, y al final entregan el boleto de entrada, la papeleta, todo de manera gratuita aparentemente, por último se paga toda la función que no gusto diferida a cuatro años con el más alto interés, el futuro.

Una pelea muy desleal para el elector, la mayoría sin conocimiento, preparación y peor sin criterio social, se enfrenta en una urna contra un séquito de grupos elitistas que manejan información y protocolos privilegiados, para las temporadas electorales, David contra Goliat.

Sin embargo, la piedra que puede acabar contra el temible gigante, es dejar de votar con el estómago y sufragar con la razón.

Las urnas, peor que una lotería, aun conociendo el número del premio ganador, la fecha del sorteo, siempre se ha elegido a quien más llena de titulares lamentables y costosísimos para los ecuatorianos.

Para este mal necesario nos queda seguir lo que los “opinadores”, analizar y pensar el voto, que cruda realidad la democracia, morir eligiendo a los más vivos.